La gripe supone hasta el 18% de las bajas laborales en España

Grupo OTP advierte de la incidencia de la gripe en el entorno laboral, siendo una epidemia que este año se ha adelantado respecto a temporadas anteriores. El inicio de la enfermedad en la Comunidad Valenciana suele ser a principios de enero, siendo su pico más alto durante las cuatro o seis semanas posteriores, si bien este invierno ha comenzado en la última semana de diciembre.

Así, en la primera semana de enero, la incidencia registra una tasa de 64,7 casos por 100.000 habitantes y la previsión es que pueda duplicarse estas semanas, debido a las bajas temperaturas.

La gripe supone hasta el 18% de las bajas laborales en España, según datos de la Asociación Española de Medicina del Trabajo. Esto supone una pérdida de cerca de 60 millones de horas laborales, así como un elevado coste anual por bajas, y pérdida de productividad del orden de 1.275 millones al año.

La incidencia puede ser especialmente grave en las pequeñas y medianas empresas y autónomos, por el efecto contagio entre los empleados, lo que repercute directamente en bajas laborales, que afectan seriamente a la actividad. Entre los grupos de riesgo a los que se recomienda la inmunización se encuentran las personas de más de 60 años, con problemas crónicos de salud, embarazadas y personal sanitario.

La gripe estacional es una enfermedad infecciosa causada por un virus. Este invierno, la cepa mayoritaria es la A H3N2 y, aunque su manifestación varía dependiendo de cada paciente, hay patrones que se pueden observar para reconocer, prevenir y tratar la enfermedad.

En este sentido, Grupo OTP resalta que “aunque sea una enfermedad considerada común se deben llevar a cabo campañas de promoción de la salud, a través de los servicios de prevención, al tiempo que se debe facilitar información sobre la vacunación, además de fomentar la concienciación para favorecer hábitos saludables y de higiene entre los empleados”.

En este sentido, desde OTP se ha promovido el siguiente vídeo, a fin de paliar el contagio y propagación de la gripe entre los empleados.

 

La divulgación de este tipo de iniciativas y campañas puede reducir hasta en un 80% la expansión de la enfermedad, suponiendo un ahorro de costes para la empresa y una reducción de las bajas en el ámbito laboral.