Levantarte 5 minutos cada dos horas de trabajo, caminar hasta la parada del autobús o ir al trabajo en bicicleta, pueden aumentar considerablemente la esperanza de vida. Estar sentado durante al menos ocho horas al día podría aumentar el riesgo de muerte prematura hasta en un 60%, según el estudio realizado por The Lancet a más de un millón de adultos. El estudio que se realiza cada cuatro años con motivo de los juegos olímpicos, presenta como los modernos estilos de vida sedentarios presenta una amenaza tan grande para la salud pública como el tabaquismo y ha causando más muertes que la obesidad.

Directrices de la OMS recomiendan que los adultos deben hacer al menos 150 minutos de actividad física por semana pero conforme a los datos obtenidos por el estudio, solo alrededor del 25% de las personas en el análisis tenían una hora o más de actividad física por día que en 2012. “Ha habido mucha preocupación acerca de los riesgos para la salud asociados a los estilos de vida más sedentarios de hoy en día”, afirma el autor principal, el profesor Ulf Ekelund, ”nuestro mensaje es positivo: es posible reducir, o incluso eliminar, estos riesgos si somos lo suficientemente activos, incluso sin tener que practicar deportes o ir al gimnasio. Caminar a paso ligero por la mañana, durante la hora del almuerzo o después de la cena. Puede dividirse durante el día, pero se tiene que hacer al menos una hora “.

La publicación refleja como personas que pasan sentadas 8 horas al día, pero son físicamente activas tienen un riesgo mucho menor de muerte en comparación con las personas que pasan menos tiempo sentados, pero no son físicamente activos. Esto indica que las personas activas son mucho más sanas, aunque tengan que permanecer largos periodos sentados.

Es importante la incorporación de políticas por parte de los gobiernos para fomentar hábitos más saludables. La colocación de las paradas de autobús más separados para obligar a la gente a caminar durante más tiempo, el cierre de calles para coches los fines de semana para animar a realizar más deportes y la apertura de gimnasios públicos gratuitos en los parques son algunas medidas que muchos países ya están incorporando.

Llevar a cabo estos consejos no es únicamente beneficioso para la salud, también para la economía del país. El sedentarismo costó unos 60.000 millones de euros en 2013. Es España supuso algo más de 2.000 millones de euros.