Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Según un estudio de la OMS, cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa.

Con motivo del día mundial del corazón, Filo Gracia Médico del trabajo en Grupo OTP responde a unas preguntas sobre qué son y cómo se pueden prevenir este tipo de enfermedades.

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?
Las ECV son un grupo de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluye la cardiopatía coronaria (enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el músculo cardiaco), Las enfermedades cerebrovasculares (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro), las arteriopatías periféricas (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan los miembros superiores e inferiores), la cardiopatía reumática (lesiones del músculo cardiaco y de las válvulas cardíacas debidas a la fiebre reumática), las cardiopatías congénitas (malformaciones del corazón desde el nacimiento), etc.
¿Cuáles son los principales factores de riesgo?
Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro. También pueden deberse a hemorragias de los vasos cerebrales o a coágulos de sangre. Una dieta malsana, la inactividad física, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol aumentan las posibilidades de riesgo.

¿Qué intervenciones se pueden realizar en las ciudades para prevenir las enfermedades cardiovasculares?

La OMS ha identificado una serie de “inversiones óptimas” o intervenciones muy costoeficaces para prevenir y controlar las ECV, cuya aplicación es viable incluso en entornos con escasos recursos. Existen dos tipos de intervenciones: las poblacionales y las individuales; se recomienda utilizar una combinación de las dos para reducir la mayor parte de la carga de ECV. A nivel poblacional se toman medidas como la políticas integrales de control del tabaco, la construcción de vías peatonales y carriles bici o el suministro de comidas saludables en los comedores escolares.Las intervenciones individuales deben centrarse primordialmente en las personas que, si se tienen en cuenta todos los factores, presentan un riesgo cardiovascular medio a alto o en los individuos que presentan un solo factor de riesgo, por ejemplo, diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia, con niveles superiores a los umbrales de tratamiento recomendados.

Desde los Servicios de Prevención se toman medidas de Promoción de la Salud en los entornos de trabajo como pueden ser: 

Ofrecer en los comedores de empresa menús equilibrados y variados

Incluir una oferta más amplia de alimentos saludables en las máquinas expendedoras o en la cafetería

Incentivar el transporte activo en los desplazamientos al trabajo

Facilitar medios en la empresa que permitan el uso de instalaciones y la práctica de ejercicio físico.
¿A quién pueden afectar más las enfermedades cardiovasculares?
Las enfermedades cardiovasculares afectan en mucha mayor medida a los países de ingresos bajos y medios: más del 80% de las defunciones por esta causa se producen en esos países y afectan casi por igual a hombres y mujeres.

¿Qué es la insuficiencia cardiaca?
La insuficiencia cardiaca significa que el corazón no es capaz de bombear sangre al organismo tan bien como debería hacerlo. La insuficiencia cardiaca se desarrolla lentamente, y puede tener un impacto importante en la vida de la persona y en su capacidad para realizar actividades cotidianas como vestirse, bañarse y desplazarse.

El corazón no puede enviar suficiente sangre al sistema circulatorio, lo que ocasiona que la sangre que va al corazón desde los pulmones regrese y gotee líquido en los pulmones (llamada congestión pulmonar.) La insuficiencia cardiaca diastólica ocurre cuando el corazón tiene dificultades para relajarse o descansar.El músculo del corazón se entumece y no puede llenarse de sangre, lo que ocasiona que el líquido se acumule (con más frecuencia en los pies, tobillos y piernas) y tenga lugar la congestión pulmonar.

¿A qué nivel puede afectar en mi salud una buena dieta y ejercicio físico?

Llevar una dieta baja en grasa saturada y colesterol, y hacer ejercicio con regularidad son excelentes hábitos saludables. Reducen la presión sanguínea y mantiene los niveles de azúcar y colesterol en la sangre. Los estudios han mostrado que la actividad física disminuye el riesgo de las enfermedades cardiacas, la hipertensión sanguínea y la diabetes. Se recomienda 30 minutos de actividad moderada al día como caminar a paso o ir en bicicleta al trabajo.

¿Es el estrés un factor de riesgo?
Las personas con estrés crónico modifican su comportamiento, adquiriendo hábitos nocivos como el comer azúcares en exceso y fumar. Es una respuesta a la tensión acumulada, que libera adrenalina, la cual actúa en las paredes vasculares y causa en forma crónica hipertensión; cuando este trastorno esta fuera de control y en niveles críticos de riesgo, puede condicionar la ruptura de un vaso sanguíneo o la aparición de un evento vascular oclusivo.

El estrés laboral puede aumentar hasta en un 46% la progresión de la aterosclerosis en individuos con personalidades altamente reactivas al estrés.