En 2015, el 23% de los fallecidos usuarios de turismo y furgoneta (159 en vías interurbanas y 19 en urbanas) no llevaban puesto el cinturón de seguridad en el momento del accidente, un elemento básico y fundamental de la seguridad vial y cuya utilización reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Estos datos junto con el uso imprescindible de dicho dispositivo en la seguridad vial llevan a la DGT a realizar durante esta semana (del 12 al 18 de septiembre) una campaña de vigilancia del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil.

La campaña de vigilancia que hoy comienza, coincide con la vuelta al cole de miles de menores. Por este motivo, la DGT recuerda a los adultos que las prisas y los desplazamientos cortos para llevar o recoger a los niños del cole no son excusas para no poner el cinturón de seguridad del niño o anclarle bien en su sistema de retención correspondiente. Este tipo de desplazamientos cortos es donde se acumula el mayor número de conductas de riesgo.

En 2015, 4 de los 15 niños de 12 años o menos fallecidos que viajaban en turismo o furgoneta no llevaban ningún dispositivo de seguridad en el momento del accidente, ni 8 de los 80 heridos hospitalizados Estas cifras llevan a la DGT a seguir insistiendo en la responsabilidad de los adultos para transportar a los menores de manera segura y a priorizar la seguridad de los mismos.

Para conseguir entre todos que ningún niño fallezca en accidente de tráfico por no ir correctamente sentado en su sillita, se incluyó en la reforma de la Ley de Seguridad Vial, la posibilidad que tienen los agentes de Tráfico de inmovilizar el vehículo si se viaja con menores y no se dispone del dispositivo de retención infantil.

Los menores, en los asientos traseros

Asimismo, para aumentar la seguridad y la protección de los menores y reducir la gravedad de las lesiones que pudieran sufrir en caso de accidente, se ha modificado también la norma que lo regula, de modo que desde el 1 de octubre del año pasado, además de que los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 cm. utilicen un sistema de retención infantil homologado y debidamente adaptado a su talla y peso, deberán situarse en los asientos traseros, excepto:

  • Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros.
  • Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características.
  • Cuando no sea posible instalar en dichos asientos todos los sistemas de retención infantil.

En caso de que ocupen los asientos delanteros, siempre deben ir con el sistema de retención adecuado a su peso y talla y si el vehículo dispone de airbag frontal, únicamente podrán utilizar sistemas de retención orientados hacia atrás si el airbag ha sido desactivado. Los sistemas de retención infantil se instalarán en el vehículo siempre de acuerdo con las instrucciones que haya facilitado el fabricante, en las que se indicarán de qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura. La DGT recomienda que siempre que sea posible se instalen estos sistemas en sentido contrario a la marcha, especialmente para los menores de 15 meses.