Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud pone de manifiesto la necesidad de que los países intensifiquen sus esfuerzos por alcanzar los objetivos mundiales acordados por los gobiernos para proteger a las personas de las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y las neumopatías.

Estos cuatro tipos de enfermedades no transmisibles (ENT) son la principal causa de mortalidad en el mundo entre los menores de 70 años y representan una amenaza importante para el desarrollo sostenible.

La encuesta mundial Assessing national capacity for the prevention and control of noncommunicable diseases (Evaluación de la capacidad nacional para prevenir y tratar las enfermedades no transmisibles) muestra que algunos países están realizando progresos notables. Algunos de ellos han adoptado medidas para proteger a la población de la exposición al consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, la alimentación no saludable y la falta de ejercicio físico. Otros han puesto en marcha nuevas oportunidades de financiación para reforzar los sistemas sanitarios públicos mediante impuestos sobre los productos de tabaco.

El Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS, señala: «Los países, entre ellos algunos de los más pobres, están demostrando que se puede progresar y reducir la mortalidad prematura por las ENT. Pero estos progresos son insuficientes y desiguales, sobre todo en los países de ingresos medianos y bajos. Si se mantiene esta tendencia, será imposible que todos los países alcancen la meta incluida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para 2030».

Los resultados

El informe repasa los avances logrados hacia el logro de los cuatro compromisos sujetos a plazos que se aprobaron en 2014 para reforzar la capacidad de los países para luchar contra las ENT, a saber: fijar metas nacionales de reducción relativas a estas enfermedades, formular políticas y planes nacionales multisectoriales para lograr las metas nacionales, reducir la exposición a los factores de riesgo y reforzar los sistemas de salud para que luchen más eficazmente contra estas enfermedades.

Hasta la fecha, el 60% de los países han establecido metas sujetas a plazos relativas a indicadores de las ENT y el 92% han integrado estas enfermedades en sus planes nacionales de salud. Los impuestos sobre el tabaco son la medida fiscal más adoptada: el 87% de los países refieren haber aplicado impuestos especiales o de otro tipo sobre los productos de tabaco.

Un 80% de los países indican que han establecido impuestos que gravan el alcohol, la segunda intervención fiscal más frecuente. La tercera y cuarta intervenciones más comunes son los impuestos sobre las bebidas azucaradas y sobre los alimentos ricos en grasas, azúcar o sal, que han impuesto por el 18% y el 8% de los países, respectivamente.