Cycling Oxford on High Street
El Grupo de Investigación en Ingeniería de Carreteras (GIIC) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha desarrollado un estudio sobre cómo los conductores adelantan a las bicicletas en carreteras convencionales.

Las conclusiones, publicadas en la revista Safety Science, constatan cómo en un 36% de los casos analizados los conductores no respetan los límites de seguridad y adelantan guardando una distancia lateral menor a 1,5 m (se mide entre el borde izquierdo del manillar y el derecho del retrovisor).

“La seguridad de esta maniobra depende no solo del valor de la separación lateral, sino también de la velocidad a la que circula el vehículo que adelanta”, señala Alfredo García, director del GIIC.

Asimismo, este estudio concluye también que otro de los factores de riesgo es la presencia de camiones en la carretera. “Los camiones, por su mayor anchura y volumen, pueden generar un efecto aerodinámico más importante, y así lo advirtieron los ciclistas participantes en el estudio”, apunta Carlos Llorca, otro de los investigadores del proyecto.

Del mismo modo, en las calzadas más estrechas y sin arcén se encontraron más maniobras de adelantamiento percibidas como peligrosas.

Gracias a los resultados obtenidos en este estudio, se conoce con mayor detalle cuáles son los factores que determinan el riesgo percibido por los ciclistas cuando son adelantados en la carretera. “Se trata del primer trabajo que ha analizado conjuntamente la distancia lateral, la velocidad relativa y el tipo de vehículo en una muestra tan amplia de maniobras de adelantamiento a bicicletas”, añade Alfredo García.

2.900 adelantamientos analizados

Para desarrollar el estudio, los investigadores de la UPV equiparon una bicicleta de carretera y una de montaña con cámaras de video, GPS y distanciómetros laser, con las que un ciclista profesional circuló por siete tramos de carretera convencional en los alrededores de Valencia. En total se estudiaron más de 2.900 adelantamientos. Gracias a los dispositivos instalados, fue posible observar el comportamiento de los conductores desde que se aproximaban a la bicicleta hasta que finalmente la adelantaban.

Las maniobras observadas quedaron perfectamente registradas por los dispositivos de grabación. De este modo, fue posible medir la distancia lateral durante el adelantamiento y la velocidad del vehículo a motor, sin que los conductores se dieran cuenta de ello.

“Este estudio ha permitido conocer, gracias a observaciones reales, el cumplimiento de la normativa relativa a la mínima distancia lateral durante los adelantamientos, así como el efecto de otras variables que dicha regulación no tiene en cuenta, como la velocidad de los vehículos que adelantan”, destaca Carlos Llorca.

La investigación forma parte del proyecto Estudio experimental de la funcionalidad y seguridad de las carreteras convencionales, subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad, que actualmente se está ejecutando. El objetivo final de esta parte del trabajoes proponer criterios para escoger una anchura de arcén y de carril que garantice adelantamientos seguros en función de la velocidad de los vehículos, el volumen de tráfico y la mayor o menor presencia de camiones.

Referencia bibliográfica:

Llorca, C. Angel-Domenech, A. Agustin-Gomez, F, Garcia, A. “Motor vehicles overtaking cyclists on two-lane rural roads: Analysis on speed and lateral clearance”. Safety Science, 2015. DOI: 10.1016/j.ssci.2015.11.005

Fuente: UPV/SINC