Medical/Surgical Operative Photography

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es un trastorno caracterizado por un bloqueo persistente del flujo de aire. Se trata de una afección subdiagnosticada y potencialmente mortal que altera la respiración normal y no es totalmente reversible. Los síntomas más frecuentes son la disnea (falta de aire), la expectoración anormal y la tos crónica. A medida que la enfermedad empeora, pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas como subir unos cuantos escalones o llevar una maleta.

EL 18 de noviembre se celebra el día mundial de la EPOC, enfermedad que en 2012 fue la causa de la muerte de 3 millones de personas, cifra que representa un 6% de todas las muertes registradas ese año según un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para un posible diagnóstico de la enfermedad es necesario realizar una espirometría con la que se mide la cantidad y velocidad de la inspiración y espiración. En la actualidad afecta por igual a hombres y a mujeres debido al aumento del consumo de tabaco por parte ellas, y generalmente se diagnostica en personas de 40 años según la OMS. Además del factor fumador, existen otros riesgos como estar expuesto a contaminación del aire en interiores un ejemplo es la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción o la exposición laboral a polvos y productos químicos como vapores, irritantes o gases. Las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia también supone un factor de riesgo.

La EPOC no se cura. Es esencial dejar de fumar para prevenir la progresión de la enfermedad y existen tratamientos que pueden ayudar a controlar sus síntomas y mejorar la calidad de vida de afectados.

La lucha contra la EPOC forma parte de las actividades generales de prevención y control de las enfermedades no transmisibles que lleva a cabo la OMS. La organización se ha marcado como objetivos aumentar la sensibilización acerca de la epidemia mundial de enfermedades crónicas; crear ambientes más saludables, sobre todo para las poblaciones pobres y desfavorecidas; reducir los factores de riesgo comunes de las enfermedades no transmisibles tales como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la inactividad física y prevenir las muertes prematuras y las discapacidades evitables relacionadas con las principales enfermedades no transmisibles

Según su comunicado, el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco es una respuesta a la mundialización de la epidemia de tabaquismo y tiene por objetivo proteger a miles de millones de personas de la exposición nociva al humo del tabaco. Es el primer tratado sanitario mundial que ha negociado la Organización Mundial de la Salud y ha sido ratificado ya por más de 180 países.

Además, también encabeza la Alianza Mundial contra las Enfermedades Respiratorias Crónicas (GARD), una alianza voluntaria de organizaciones, instituciones y organismos nacionales e internacionales que trabajan para alcanzar el objetivo común de reducir la carga mundial de enfermedades respiratorias crónicas y lograr un mundo en el que todos podamos respirar libremente.