Foto-facebook-otp--seo

Debido al Día mundial de la Diabetes que se celebra este 14 de noviembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado un comunicado con el que quiere concienciar de los peligros y necesidades de esta enfermedad.

Según los datos obtenidos de la OMS se calcula que en 2014 la prevalencia mundial de la diabetes fue del 9% entre los mayores de 18 años. Se calcula que esta enfermedad será la séptima causa de mortalidad en 2030, a día de hoy más del 80% de los fallecimientos se registran en países con ingresos bajos y medios.

La diabetes aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC). La neuropatía de los pies combinada con la reducción del flujo sanguíneo incrementan el riesgo de úlceras de los pies, infección y, en última instancia,  amputación. Además, la retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. El 1% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes. También cabe destacar, que la diabetes se encuentra entre las principales causas de insuficiencia renal.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se puede establecer tempranamente con análisis de sangre relativamente baratos. En cuanto al tratamiento, este consiste en la reducción de la glucemia y de otros factores de riesgo conocidos que dañan los vasos sanguíneos. Para evitar las complicaciones también es importante dejar de fumar.

En cuanto al tratamiento, existen tratamientos como:

  • el control moderado de la glucemia mediante la insulina, en el caso de los pacientes con diabetes de tupo 1, o con medicamentos orales e insulina si es necesario, en los del tipo 2.
  • el control de la tensión arterial
  • los cuidados podológicos
  • pruebas para la detección de retinopatía
  • el control de los lípidos de la sangre
  • la detección de los signos tempranos de nefropatía relacionada con la diabetes

Todas estas medidas deben acompañarse de una dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento del peso corporal y evitar el consumo de tabaco pueden prevenir la diabetes tipo 2 o retrasar su aparición.

El objetivo de la OMS consiste en estimular y apoyar la adopción de medidas eficaces de vigilancia, prevención y control de la diabetes y sus complicaciones, especialmente en países de ingresos bajos y medios. Con este fin, la Organización:

  • formular directrices científicas sobre la prevención de la diabetes
  • elaborar nomas y criterios sobre la atención a la diabetes
  • fomentar la toma de conciencia sobre la epidemia mundial de diabetes, como con la celebración del Día Mundial de la Diabetes
  • realizar tareas de vigilancia de la diabetes y sus factores

La labor de la organización en materia de diabetes se complementa con la Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, cuyo centro de atención son las medidas poblacionales para fomentar la dieta saludable y la actividad física regular, reduciendo así el creciente problema del sobrepeso y la obesidad a escala mundial.

La OMS también presenta una definición de los diferentes tipos de diabetes.

Diabetes:

Es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

Diabetes tipo 1:

La diabetes de tipo 1, también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia, se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la diabetes de tipo 1 y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

Diabetes tipo2:

La diabetes de tipo 2, también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa el 90% de los casos mundiales  y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. Actualmente se comienza a manifestar también en niños.

Diabetes gestacional:

Se caracteriza por hiperglucemia que aparece durante el embarazo y alcanza valores que, pese a ser superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una diabetes. Las mujeres con diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto, y de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.

Para más información accede a su página web.