boy at work

La llegada del periodo estival supone, para numerosos trabajadores en España, el momento de disfrutar de un merecido descanso tras el esfuerzo realizado durante el año. Para otros, como aquellos que trabajan en sectores relacionados con el comercio, la hostelería y el turismo, es una época en la que aumenta su volumen de trabajo. Además, un elevado porcentaje de profesionales tiene la oportunidad de acceder al mercado laboral a través de un contrato de duración determinada, bien sea para sustituir a quienes cogen vacaciones o para reforzar plantillas de las compañías que aumentan su trabajo.

En este sentido, Randstad ha realizado un análisis de la situación de los profesionales durante sus vacaciones a través de la encuesta Randstad Workmonitor, un estudio trimestral que cuenta con 15.000 entrevistas a trabajadores de más de 30 países.
Según el análisis de Randstad, el 28% de los trabajadores españoles reconoce que no es capaz de desconectar del trabajo durante sus vacaciones. Es decir, casi tres de cada diez empleados afirman que siguen centrados en su empleo durante su periodo estival.Se trata de un porcentaje que se sitúa por encima de la media europea, que alcanza el 25%.
Portugal, Grecia y España son los tres países europeos donde más difícil resulta desconectar a los trabajadores, todos ellos por encima del 25% de la media europea. En el caso de Portugal el porcentaje se eleva hasta el 41%, mientras que Grecia se sitúa al nivel que España, en el 28%.
En el lado opuesto se encuentran países del centro de Europa, como Bélgica, Países Bajos y Francia, donde el porcentaje está en el 18%. Le sigue Gran Bretaña, con un 22%, mientras que Alemania e Italia alcanzan el 24% en ambos casos.
Dos de cada tres españoles se ocupan de temas de trabajo fuera de su jornada laboral
Los motivos que llevan a los profesionales a seguir pendientes de su actividad profesional son múltiples. Sin embargo, un elevado porcentaje de los encuestados coincide en la presión que sienten por parte de sus superiores o empresas para estar permanentemente conectados. En concreto, el análisis de Randstad revela que cuatro de cada diez trabajadores en España (41%) afirman sentirse presionados para responder a llamadas y e-mails durante sus vacaciones.
Durante el resto del año, más allá del periodo estival, el porcentaje de trabajadores always-connected es muy superior. Según Randstad Workmonitor, el 67% de los trabajadores españoles reconoce que atiende llamadas de trabajo y correos electrónicos fuera de su horario laboral cuando los considera convenientes o importantes, y más de la mitad de ellos reconoce que responde estos temas de forma inmediata.
Recomendaciones para desconectar en verano
Randstad, como empresa líder en soluciones de recursos humanos en España, aconseja a los profesionales que sean capaces de abstraerse del trabajo y dejar atrás los problemas laborales durante sus vacaciones de verano. De esta manera, el profesional disminuirá su nivel de estrés y se reincorporará a su puesto con energías renovadas y una mayor frescura, lo que deriva en un mejor rendimiento laboral. Las cinco recomendaciones de Randstad para desconectar son:
  • Planificar detalladamente las vacaciones con el resto del equipo. Uno de los aspectos más importantes para los profesionales en esta época es la capacidad de delegar sus tareas en aquellos miembros del equipo que cubrirán su periodo estival; de esta manera, la calidad del servicio no se resentirá. Para ello, se debe comunicar interna y externamente qué persona se encargará de la sustitución y dejarle la información clara y accesible para poder atender las necesidades que surjan. El empleado delegará su trabajo, si bien debe ser consciente de que otros delegarán en él en su momento.
  • Cerrar temas antes de marcharse en las vacaciones. La cantidad de temas pendientes que deja el profesional sin cerrar aumentan su preocupación durante sus vacaciones. Lo ideal es tener la agenda completamente limpia durante los días libres y prever el trabajo que habrá que continuar cuando vuelva de su periodo estival.
  • Practicar deporte. El ejercicio físico ayuda a olvidarse de la rutina laboral y ordenar las ideas. A pesar de que durante el resto del año no se haya practicado con regularidad, las vacaciones aumentan el tiempo libre y suponen un momento ideal para comenzar con este saludable hábito.
  • Redes sociales sí, pero sólo para divertirse (y cuidado con lo que se comparte). Las redes sociales suponen, para un gran número de profesionales, una extensión de su trabajo y una fuente de información vital. Sin embargo, en verano, es recomendable moderar su uso. Se pueden utilizar las redes sociales para contactar con amigos o familiares o para compartir los momentos especiales, pero siempre teniendo mucho ojo con lo que se publica en ellas.
  • Apagar el móvil, al menos durante unas horas. La implantación definitiva de los teléfonos inteligentes como una prolongación del brazo ha llevado a los trabajadores a convertirse en empleados always-connected. Las vacaciones suponen el momento idóneo para mantenerlo apagado, al menos, durante unas horas al día. Esto ayudará al profesional a relajarse y desconectar del entorno laboral de manera definitiva.

Fuente: randstad