School Memories

Miles de niños y mujeres embarazadas de varios países europeos han participado en el extenso proyecto HELIX para caracterizar el exposoma, que combina todos los peligros ambientales a los que las madres y los niños están expuestos a lo largo de su vida. El trabajo se centra en las influencias ambientales sobre la obesidad, el asma y el desarrollo neurológico.

El embarazo y los primeros años de vida son períodos de alta susceptibilidad a daños ambientales que tienen consecuencias para toda la vida. Para entender el nivel de impacto de los múltiples azares ambientales, el proyecto HELIX construirá un exposoma de los primeros años de vida.

Martine Vrijheid, investigadora del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), centro aliado ISGlobal, y coordinadora del proyecto europeo HELIX (Human Early-Life Exposome), explica que “una mejor comprensión de los riesgos ambientales en la vida temprana puede proporcionar herramientas muy eficaces para la prevención de enfermedades, dado que las intervenciones en ese momento pueden influir en la programación biológica y cambiar el desarrollo de la función normal del cuerpo”.

Según la científica, los resultados del proyecto ayudará a entender mejor cómo diversos tipos de exposiciones se combinan para influir en el riesgo de enfermedades.

Más de 1.200 niños de España, Francia, Grecia, Inglaterra, Lituania y Noruega han completado un amplio estudio en el marco del proyecto HELIX, de 8,6 millones de euros. Los niños llevaron mochilas de medición de exposición personal para valorar la radiación ultravioleta, el ruido y la contaminación del aire inhalado durante el trayecto a la escuela. La actividad física que realizaron se midió a través del software de teléfonos inteligentes.

Además, en el interior de sus casas se comprobaron los niveles de contaminantes como el dióxido de nitrógeno (NO2) y otros compuestos, que pueden afectar la función pulmonar y el sistema nervioso central. Los niños proporcionaron también muestras de sangre y orina y exámenes clínicos.

“La recopilación de los datos de exposoma es muy intensiva para los participantes, pero esta es la única manera de lograr una imagen más completa de los diversos riesgos ambientales”, explica Vrijheid.

Construyendo el exposoma

Laboratorios en España, Noruega y Reino Unido han comenzado a analizar en muestras de sangre y orina la metilación del ADN, ARN, proteínas, metabolitos, pesticidas, plastificantes y metales, entre otros.

Con estos resultados, los investigadores de HELIX podrán construir el exposoma, que combina todos los peligros ambientales a los que las madres y los niños están expuestos. Así se podrá vincular a la salud actual y futura de los niños.

Mediante las últimas técnicas de laboratorio se medirán los indicadores biológicos de muchas exposiciones químicas, incluyendo los contaminantes en los alimentos, productos de consumo y agua. HELIX creará una base de datos con los datos del exposoma completos de las 1.200 madres y sus hijos, siendo el estudio más grande de este tipo realizado hasta la fecha.

HELIX, en el Día Mundial del Medio Ambiente

La recolección de datos de HELIX coincide con el Día Mundial del Medio Ambiente bajo el lema “7.000 millones de sueños. Un planeta. Consumir con cuidado”. Con este motivo, en la Semana Verde 2015 de Bruselas se celebra “La naturaleza: nuestra salud, nuestra riqueza”, la mayor conferencia sobre la política europea de medio ambiente, que reconoce que la diversidad natural contribuye a nuestra calidad de vida.

La presencia de espacios verdes, en particular en las zonas urbanas, tiene un efecto positivo en el bienestar físico y mental de las personas, reduciendo los niveles de obesidad y estrés, entre otros.

Fuente: AgenciaSINC