sueño-twitter

Numerosos estudios demuestran la relación directa entre la falta de un descanso nocturno adecuado y el incremento de accidentes laborales o de tráfico, así como en el Absentismo laboral. Los estudios europeos hablan de que entre el 20 y el 40 % de la población muestra algún trastorno del sueño. Se duerme una media de 1,5 horas menos que a principios del siglo veinte.

Consecuencias de dormir mal

Pocas horas de sueño o un sueño de mala calidad aumentan la probabilidad de accidentarse, disminuyen el rendimiento de la persona y bajan tanto la productividad como la calidad de los productos o servicios pero, sobre todo, afectan a la salud y a la calidad de vida del trabajador.

Los beneficios de dormir bien se hacen patentes durante todo el día: nos ayuda a permanecer sanos, mejora nuestra capacidad de atención, de creatividad e incluso de memoria, etc. A su vez, nos evita molestias como sobrecargas en la espalda, alteraciones en los niveles de azúcar en sangre, pérdidas de elasticidad muscular, alteraciones del equilibrio mental, el estado anímico y el rendimiento laboral.

7 consejos para dormir mejor

Basta con emprender una serie de rutinas previas que preparen nuestro organismo para el descanso. Es lo que se llama “higiene del sueño”:

Levántate y acuéstate siempre que puedas a la misma hora.

Haz un poco de ejercicio cada día pero nunca en las horas antes de ir a dormir.

Evita comer demasiado o ingerir alimentos dulces antes de ir a la cama.

Intenta dormir en una habitación silenciosa, a oscuras y a la temperatura adecuada (aproximadamente a los 21º).

Relájate oyendo música, leyendo o utiliza técnicas de relajación antes de ir a dormir. No es conveniente ver la televisión.

La cama y la almohada deben ser las adecuadas.

Programa tus actividades del día siguiente y anótalas, así te dará la impresión de que “ha concluido el día” y no queda nada pendiente.

Descarga y comparte nuestra ficha

sueño-pinterest