Depression

La depresión es ya una enfermedad demasiado frecuente en todo el mundo,  se calcula que afecta a unos 350  millones de personas en todo el mundo, dato que nos indica que estamos ante una enfermedad global y un problema de salud pública.

La depresión afecta a las personas de manera distinta y depende de las variaciones del estado de ánimo y de las respuestas emocionales a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales  y familiares.

En el peor de los casos puede llevar al suicidio, que es la causa de aproximadamente 1 millón de muertes anuales en todo el mundo.

Como afecta  en el ámbito laboral

En España,  la depresión ya constituye una de las principales causas de baja laboral y se calcula que 1 de cada 10 bajas se deben a este problema. Pero eso es solamente la punta del iceberg, aún en ausencia de baja laboral, esta enfermedad reduce de manera considerable las capacidades de la persona, lo que se produce en un grave problema, no solo de salud sino también de productividad.

Su relación con el suicidio

Según datos del instituto nacional de estadística, en España se suicidaron  3.559 personas en 2012 y la cifra va en aumento con el paso de los años,  sin duda, la relación entre depresión y suicidio es significativamente alta. Según Jerónimo Saiz, Jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, aproximadamente, “entre el 40-60% de estos casos, tenían detrás un historial clínico de trastorno mental”.

Sin duda la depresión es un problema de salud pública que puede agravarse con el paso de los años sobretodo si, además le sumamos la situación de crisis económica que influye de manera muy negativa en la presencia de esta enfermedad.

Es necesaria una buena estrategia de salud pública a nivel europeo, más investigación sobre tratamientos, mejor educación y concienciación sobre este grave problema.