portada ohsas

La integración efectiva de la prevención debe ser unas de las consignas más importantes en materia preventiva que el personal directivo de las empresas debería materializar.

Según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su modificación posterior (Ley 54/2003) que hace un especial hincapié en este aspecto, dice en su artículo 14 que “el empresario realizará la prevención de los riesgos laborales mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores “ además “desarrollará una acción permanente de seguimiento de la actividad preventiva con el fin de perfeccionar de manera continua las actividades de identificación, evaluación y control de los riesgos”. Además en su artículo 16 dice “La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales”.

Los técnicos en prevención, durante las visitas realizadas a las empresas, recopilamos toda la información facilitada por éstas, preparamos la documentación pertinente, pero muchas veces la dirección de la empresa no asimila toda esa información como suya, es decir no realiza una integración efectiva, más ahora en estos tiempos que corren, cuando lógicamente tienen como prioridad máxima mantener  su negocio y dedican todo su tiempo y esfuerzo a este fin.

En mi opinión, uno de los cauces fundamentales de que disponemos los Servicios de Prevención es la formación, en el caso de los trabajadores hay más oportunidades para que reciban formación (formación específica del puesto, cambios en el sistema productivo, accidentes, obligación legal, etc) . En cambio con los directivos de las empresas, sobre todo si son pequeñas, esto es bastante más complicado.

En este sentido la formación dada a  los empresarios, en sectores como Construcción, Metal, Madera o Vidrio y Cerámica, es muy positiva, puesto que  dedican un tiempo en exclusividad a esta materia, en general fuera de su empresa por lo que les hace estar más abiertos a asimilar todas estas cuestiones.

Otro aspecto que se observa con mucha frecuencia en los cursos de los diferentes convenios, es  el hecho de que al  coincidir empresarios y trabajadores resulta  muy útil y enriquecedor, pues escuchan las opiniones de sus propios trabajadores,  algo que no tienen ocasión de hacer habitualmente y todo ello, en un ambiente distendido.

Los Técnicos en Prevención debemos fomentar este tipo de encuentros, (cursos de formación, charlas divulgativas, etc), porque, es un cauce inmejorable para que el empresario conozca las opiniones de sus trabajadores,  y se encuentre en una situación más favorable y con mayor conocimiento para poder realizar lo que hemos venido en llamar una “integración efectiva” de la prevención en su empresa.