El Instituto de Biomecánica (IBV) ha trabajado en el desarrollo de un dispositivo integrado en textiles inteligentes capaz de medir la actividad cardiaca y la respiración del conductor para prevenir la somnolencia y la fatiga al volante, en el marco del proyecto europeo HARKEN.

Este sistema de sensores no invasivo mide la actividad cardiaca y la respiración integrado en la cubierta del asiento y en el cinturón de seguridad del vehículo. Según explica el director de Innovación de Mercados en Automoción y Medios de Transporte del IBV, José Solaz, “la variación del ritmo cardiaco y el ritmo respiratorio son buenos indicadores del estado del conductor en tanto que están relacionados con la fatiga del mismo. Es decir, cuando se entra en estados de fatiga o somnolencia aparecen modificaciones en la respiración y frecuencia cardíaca por eso monitorizando estas constantes podemos detectar y, por tanto, avisar al conductor ante la aparición de síntomas de fatiga”.

Harken