Snooze DSC_0002

Un informe, publicado en el semanario Organizational Behavior and Human Decision Processes alerta que el uso de smartphones a partir de las 9 de la noche  interfiere con el sueño y deja a los trabajadores agotados por la mañana, reduciendo su capacidad de concentración y su dedicación al trabajo.

Los autores llevaron a cabo dos estudios diarios donde se examinaron los efectos del uso nocturno de smartphones y otras tecnologías en el sueño, los niveles de energía en la mañana  y los niveles de compromiso al día siguiente en el trabajo. El primer estudio se realizó a cargos intermedios  a través de una serie de cuestionarios. 

Los cuestionarios preguntaban sobre el uso laboral que hacían del smartphone, la calidad y cantidad de su sueño, dedicación al trabajo y sensación de agotamiento. Las preguntas eran repartidas a las seis de la mañana (para determinar el uso del smartphone durante la noche anterior, sueño y cansancio por la mañana), y a las cuatro de la tarde (para estimar la dedicación al trabajo esa jornada).

Los investigadores descubrieron que usar el smartphone pasadas las nueve de la noche estaba asociado a menos horas de sueño esa noche. Esa cantidad menor de sueño se relacionaba a su vez con cansancio matutino al día siguiente, y ese agotamiento con una menor dedicación al trabajo ese día.

El segundo estudio se realizó a empleados y profesionales de diversa índole y también mostró que los efectos de los teléfonos inteligentes influían en menos horas de sueño, mayor cansancio por la mañana y menos rendimiento al día siguiente.

Los autores están en el proceso de diseño de los estudios en los que examinan si los efectos del uso de teléfonos inteligentes para el trabajo son diferentes de los efectos del teléfono inteligente de uso para actividades de ocio. Es posible, por ejemplo, que el uso de un teléfono inteligente para leer las noticias o jugar juegos (con moderación), incluso puede tener efectos positivos si al hacerlo obliga a los empleados a desprenderse de trabajo.

Fuente: www.huffingtonpost.eswww.journals.elsevier.com

Descarga el informe en inglés