Teacher at Chalkboard

Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial (SEORL-PCF),  uno de cada cuatro profesores sufre trastornos de voz.

Y es que,  los profesores son el colectivo que, con diferencia, más patologías de voz sufren, especialmente aquellos que tratan con niños pequeños.

Además, los trastornos de la voz aumentan a medida que disminuye la edad de los niños que enseñan. En una universidad, el aula suele tener un ruido ambiental de entre 35 y 40 decibelios (db), por lo que se requiere hablar entre 55 y 60 db. En cambio, en una clase infantil el ruido alcanza los 60-65 db y los profesores deben hacerse oír a 70-75 db. Si el aula es grande o reverbera la voz, se necesita más diferencia.

Aquí os dejamos algunos consejos para prevenir estos trastornos:

No abuses de tu voz

  • No te enjuagues la garganta ni tosas. En su lugar tragar, bebe un poco de agua y relaja la garganta como bostezando.
  • No grites: no hables a distancia, evitaa hablar de forma prolongada en ambientes ruidosos. Si es necesario, utiliza medios de amplificación adecuados (micrófonos).
  • Realizar ejercicios de relajación y reposo vocal después de varias horas de usar la voz.

Utiliza tu voz de manera adecuada

  • No hables con voz monótona y tono bajo.
  • Evita los inicios bruscos y tensos de la voz,  al empezar a hablar mantén relajada la garganta.
  • No hables con frases largas agotando el aire, realiza pausas para respirar y habla más lentamente.
  • Procura no estar en tensión, adopta las posturas adecuadas para que la musculatura cervical y respiratoria abdominal estén relajadas, y el abdomen y la caja torácica se muevan libremente.
  • Evita la mala alineación corporal, o el uso inadecuado de los músculos del cuello provocando hiperextensión o flexión cervical.
  • Aprende  a utilizar adecuadamente los órganos que intervienen en la fonación para evitar el esfuerzo durante sus emisiones. Aprende ejercicios que eviten esfuerzos vocales.

Mantén un estilo de vida saludable

  • Realiza ejercicio físico adecuado para mantener una buena tonicidad muscular.
  • Es aconsejable ingerir aproximadamente dos litros de agua diarios, evitar las bebidas excesivamente frescas o calientes.
  • Reduce el consumo de productos que puedan actuar como irritantes: picantes, salados, productos ácidos etc.
  • Evita exponer la voz a una contaminación excesiva y al uso de productos deshidratantes como la cafeína, el alcohol, el tabaco, ambientes muy secos por la calefacción, con mucho polvo etc.
  • Realizar una alimentación rica en vitamina A, favorece la reparación de las mucosas.

imag-vigilancia