Defibrillator at Rotterdam Railway Station

Más de 50 farmacias de Barcelona tendrán desfibriladores automáticos de última generación para poder intervenir en caso de que alguna persona sufra un paro cardíaco. Las farmacias seleccionadas están repartidas estratégicamente por los 10 distritos de la ciudad, desde la céntrica Rambla hasta los barrios de Nou Barris.

La iniciativa forma parte de la campaña Barcelona ciudad cardioprotegida, y está liderada por el Ayuntamiento de Barcelona e impulsada por la Asociación Barcelona Salud (ABS), que está dirigida por el cardiólogo Josep Brugada. También colaboran en el proyecto el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, AXA Seguros y Laboratoris Ferrer.

La importancia de la instalación de desfibriladores en las farmacias quedó clara el pasado mes de febrero cuando dos farmacéuticas de la estación de Sants lograron salvar la vida de un hombre de unos 50 años que sufrió un paro en el vestíbulo.

Fuente: El Pais

imag-vigilancia