Las enfermedades reumáticas suponen la primera causa de discapacidad física, de origen no mental, en el mundo occidental.

EUROPA PRESS

Zemanta Related Posts ThumbnailLa artrosis, la lumbalgia, la fibromialgia, la tendinitis, los esguinces, la osteoporosis o las artritis, son algunos de los trastornos más prevalentes dentro de las enfermedades reumáticas – aunque son más de 200 las patologías relacionadas. Por este motivo, no es de extrañar que las enfermedades reumatológicas motiven un 40 por ciento de las consultas al médico de familia y supongan la primera causa de discapacidad física en el mundo occidental.

“Estas patologías, lejos de lo que se pueda pensar, afectan no solo a personas mayores sino también a población joven laboralmente activa y su prevalencia va en aumento”, ha advertido el doctor Alejandro Tejedor, coordinador del Grupo de Reumatología de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Debido a que, aunque afectan principalmente al aparato locomotor, también puede dañar a otros órganos como el corazón, los pulmones, la piel o los ojos, y a que sus sintomatología – dolor persistente, fiebre, pérdida de peso o dificultades de movilidad – puede confundirse con otras enfermedades, “la formación e investigación son imprescindibles”, explica este expertos.

“El alto grado de comorbilidad y el deterioro  de la  calidad de vida de los pacientes son motivos más que suficientes para que distintas especialidades unamos esfuerzos para mejorar la atención de estos pacientes”, ha añadido este expertos dentro  la III Jornada Clínica de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) en Reumatología que se esta celebrado en valencia.

En este sentido, el doctor Francisco Vargas, del Grupo de Reumatología de semFYC, incide en que los profesionales de primaria son claves en su detección precoz, ya que es el profesional sanitario al que se acude con más asiduidad. “El médico de familia es el primero en realizar una valoración integral del paciente y el que puede detectar señales de alarma ante las que derivar a otros especialistas”, añade.

“Los síntomas abarcan desde dolor mantenido durante más de tres semanas hasta fiebre, pérdida de peso o dificultades de movilidad. Signos de alarma ante los que se debe acudir lo antes posible a la consulta”, explica.

Fuente : www.infosalus.com

imag-vigilancia