5353893193_e14e9a36eb

Gafas, lentes de contacto y maquillajes son productos de un mercado en expansión más cercanos a la estética que a la prescripción médica. Ponemos el punto de mira en los trastornos más comunes que afectan a la salud ocular.

Para la salud de los ojos en el día a día, el especialista Jesús Merayo, coordinador de Investigación y Docencia del Instituto Oftalmológico Fernández Vega y profesor titular de Oftalmología en la Universidad de Oviedo indicó en Infosalus como determinar los hábitos perjudiciales que pueden hacer que en el menor de los casos se produzcan molestias en los ojos o incluso, en los casos más graves, se puedan producir lesiones incurables.

1. Cuidado con el humo de tabaco, productos de contaminación (industrial, agrícolas, de motores o de uso doméstico) y la exposición al viento. El mayor número de consultas al oculista se deriva de problemas asociados a la exposición de tóxicos volátiles. Un ambiente hostil, ya sea en el exterior como en lugares de trabajo u ocio, puede dar lugar a ojos rojos o sequedad ocular.

2. No te olvides de parpadear, sobre todo en ambientes secos. Un ambiente demasiado seco afecta a la salud ocular y las más afectadas por estos problemas son las mujeres a partir de los 55 años. Hasta un 30 por ciento de la población adulta se queja de sequedad ocular. Los edificios inteligentes, que controlan la temperatura pero no la humedad en el ambiente, demasiadas horas frente a la pantalla del ordenador sin descanso o el uso de calefacciones durante el invierno y el aire acondicionado durante el verano propician estas molestias.

3. No abuses de las lentes de contacto. Deben aplicarse recomendaciones como no emplearlas durante la noche, realizar una limpieza adecuada o cambiarlas cuando lo especifica el producto. 

4. No utilices lentes cosméticas sin tomar las precauciones necesarias. En este sentido el experto advierte que su uso debe seguir los mismos criterios que en el caso de las que corrigen un defecto de visión. Utilizar estas lentes durante muchas horas, intercambiarlas con los amigos o incluso reutilizarlas sin limpiarlas son conductas de riesgo que pueden dar lugar a infecciones oculares tan graves como la queratitis por acanthamoeba, infecciones víricas de muy difícil control o conjuntivitis bacterianas.

5. No Maquillar los ojos con productos de origen incierto. La gran mayoría de los productos pasan por rigurosos controles para evitar reacciones alérgicas y eliminar posibles impurezas. Sin embargo, las compras por Internet o los viajes pueden poner a nuestra disposición productos de fabricación artesanal como el khol, un polvo negro a base de ingredientes naturales utilizado como sombra o como delineador, que pueden contener microorganismos dañinos al no pasar por los controles sanitarios correspondientes. Al igual que en el caso de las lentes, los maquillajes no pueden compartirse ya que son vehículo de posibles infecciones.

6. No Descuides la protección solar: el uso de gafas de sol adecuadas evitará las denominadas conjuntivitis actínicas por una exposición inadecuada, por ejemplo, a condiciones de nieve o extrema luminosidad y que dan lugar a fotofobia, dolor e incapacidad de abrir los párpados. Otras situaciones más excepcionales son las lesiones derivadas de observar los eclipses sin protección, que se traducen en daños en la retina.

Fuente: www.infosalus.com

Imagen: Flickr