3989418655_34943356e8

CÓRDOBA (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 2 de Córdoba acoge este jueves el juicio a una mujer, propietaria de una panadería de la localidad cordobesa de Fuente Obejuna, en la que un trabajador sufrió un accidente laboral con un traumatismo grave tras fracturarse un brazo al quedar atrapada su mano en una maquina que estaba limpiando, hechos por los que el Ministerio Público solicita para la mujer penas que suman un año y diez meses de prisión y multa de 2.400 euros. 

Según recoge la calificación de la Fiscalía, a la que ha tenido acceso Europa Press, el día 27 de marzo de 2009, el empleado estaba contratado por la empresa con centro de trabajo en un polígono industrial del citado municipio, que se dedica a la fabricación de pan y otros productos de panadería y pastelería y cuya administradora y propietaria, ahora procesada, “es responsable de velar por la seguridad y salud de los trabajadores y vigilar el cumplimiento de las normas que exigen las medidas de seguridad en el trabajo”.

De este modo, entre otras funciones, el afectado ejercía de peón de panadería, “con poca experiencia en la materia y sin haber recibido formación e información suficiente sobre prevención de riesgos laborales”, y el día en cuestión debía limpiar una maquina refinadora de pan una vez finalizado el trabajo.

Así, sobre las 5,00 horas, el trabajador se dispuso a limpiar la máquina, “lo que hizo sin pararla”, y dado la misma que contaba con una parrilla de protección con enclavamiento en la refinadora de dimensiones insuficientes para impedir al acceso a la zona con riesgo mecánico, introdujo su brazo en el interior de la misma con el fin de quitar un trozo de masa que se había quedado en el interior atrapándole la mano entre los rodillos de la refinadora.

En este sentido, el fiscal apunta que “la empresa no había dado al trabajador información sobre la forma en que debía hacer el trabajo”, mientras que la acusada, “incumpliendo las funciones que tiene encomendadas”, supuestamente no impidió ni dio órdenes de que el trabajador lesionado no realizara el trabajo descrito en la forma y con la maquinaria que lo estaba realizando, ni había dado unas normas de trabajo “claras y explícitas” sobre la forma en que se debe efectuar el mismo, ni aplicó de forma efectiva las medidas que según el plan de prevención de riesgos laborales tenía obligación de adoptar.

Como consecuencia de los hechos, el hombre sufrió lesiones con traumatismo grave con fractura abierta de un brazo, al tiempo que tuvo numerosas cicatrices en la mano, el brazo y una pierna debido al suceso y las intervenciones quirúrgicas. Las lesiones el impiden ejercer su actividad laboral.

Ante ello, el Ministerio Público acusa a la mujer de la supuesta comisión de un delito de lesiones por imprudencia, junto con un delito contra los derechos de los trabajadores, por los que solicita las citadas penas, además de una suspensión de empleo durante dos años. La Inspección de Trabajo ha propuesto una sanción a la empresa como infracción grave de las normas de prevención de riesgos laborales.

Imagen: Flickr