semaforo

Por primera vez, el número de accidentes mortales en carretera no supera la barrera de los 1.000, mientras que los heridos graves se reducen un 16 %.

Durante el año 2013, en las vías interurbanas se han producido 994 accidentes mortales en los que han fallecidos 1.128 personas y 5.206 han resultado heridas graves. Por lo que se ha producido un descenso del 16% en el número de accidentes, del 13,3% en el de víctimas mortales y 16% en el de heridos graves.

Estas cifras son provisionales y se refieren únicamente a los accidentes mortales ocurridos en vías interurbanas y tomadas hasta las 24 horas de producirse el accidente. Previsiblemente las cifras definitivas con las victimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas estarán disponibles para el próximo mes de abril.

Con estos datos, la accidentalidad en carretera desciende por décimo año consecutivo. En 2013 ha habido 2.865 muertos menos que en 2003, año en el que fallecieron 3.993 personas, lo que supone una reducción acumulada del 72%. Esta reducción también se produce en los heridos graves, pasando de los 19.493 en 2003 a los 5.206 en 2013.

Este descenso de fallecidos se refleja en el promedio diario de víctimas mortales, que ha pasado de los 11,6 muertos diarios en carretera en 2000 a los 3,1 fallecidos diarios en 2013. Evolución histórica La cifra de fallecidos registrada en 2013 es menor a la de 1960 cuando hubo 1.300 muertos, primer año en que se tienen estadísticas. Teniendo en cuenta que el escenario de movilidad es absolutamente distinto (en 1960 había un millón de vehículos y en 2013 el parque automovilístico ascendió a 31 millones).