Así lo entienden al menos dos de las grandes productoras de automóviles Ford y Audi

Hace un tiempo compartíamos un vídeo sobre un brazo articulado que Ford había implantando en algunas de sus factorías.

 

Este brazo además de mejorar las condiciones ergonómicas de los trabajadores de las lineas de montaje, propiciaba un importante aumento en la productividad.

Ahora la firma alemana Audi ha puesto en marcha un nuevo plan de acción orientado a mejorar la ergonomía de sus centros de trabajo y la calidad laboral de sus trabajadores, cuyo objetivo es salvaguardar la salud y la productividad de sus empleados a largo plazo.

fotonoticia_20131205112741_500

El responsable de Producción de la compañía de los cuatro aros, Frank Dreves, afirmó que la intención de Audi es mejorar el conocimiento de las buenas prácticas relacionadas con el trabajo en toda la empresa. “Sólo de esta manera podremos continuar cumpliendo de manera óptima los constantes retos de crecimiento que tenemos por delante”, añadió.

Audi también explicó que el cambio demográfico que se está produciendo provocará que en el futuro aumenten los empleados de más de 50 años en las factorías. Por ello, la firma ha diseñado nuevos métodos de evaluación integral ergonómica para lograr el bienestar físico y psicológico de sus trabajadores.

Con el fin de estandarizar sus criterios sobre ergonomía, la corporación con sede en Ingolstadt ha creado una red mundial centrada en este aspecto que trabajará para aplicar normas uniformes en todo el mundo.

La estrategia denominada “We for us. Active into the future” se puso en marcha en la fábrica de Ingolstadt, coincidiendo con las Jornadas de Ergonomía el 18 y 19 de noviembre, en la que el personal del área de producción pudo obtener información detallada sobre la nueva estrategia y los próximos desafíos. Representantes de las sedes de Ingolstadt, Neckarsulm, Bruselas y Győr presentaron ejemplos prácticos de mejora en los departamentos de producción.

Una comparación directa entre el antes y el después de la aplicación de estas mejoras muestra que todas ellas tienen grandes efectos. Por ejemplo, Audi Hungría presentó un sistema que utiliza espejos para permitir a los operarios realizar las operaciones de apriete en ciertas fases de la línea de producción sin necesidad de agacharse.

Los trabajadores en la línea de pintura de la planta de Bruselas han desarrollado un dispositivo para abrir automáticamente el portón trasero del Audi A1 durante el proceso. Ingolstadt presentó una nueva generación de asientos ergonómicos que permiten a los operarios introducirse en el interior del vehículo para realizar las operaciones de atornillado y de apriete en esta zona con menor esfuerzo.

Un equipo de Neckarsulm presentó un cuadro de pre-montaje de nuevo diseño de la consola central que puede ajustarse a las necesidades individuales de los empleados, y por lo tanto mejora su postura durante la jornada de trabajo. Además, una nueva tecnología reduce la fuerza de retroceso en las operaciones de apriete de tornillos, disminuyendo así la tensión en la muñeca.

Fuente: Europapress