fotonoticia_20130909150540_500

La Asociación Japonesa de Pediatría alerta de que provoca falta de interacción y merma el desarrollo saludable de los sentidos

Hace unos meses hablábamos de Los riesgos para la vista de tablets y smartphones y de como Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la empresa española Tecnología Sostenible y Responsable (TSR) habían  desarrollado el primer protector ocular para teléfonos móviles, ‘tablets’ y videoconsolas portátiles que reduce el daño que ocasiona en la retina la iluminación de estos dispositivos.

Alertaban de los riesgos que pueden producir a la vista sobre todo de los más pequeños, y es que se ha convertido en costumbre que los niños e incluso bebes jueguen con estos dispositivos.

Ahora, científicos Japones avisan del riesgo de que nuestros hijos tengan problemas de desarrollo por el uso de smartphones y tablets

La Asociación Japonesa de Pediatría ha iniciado una campaña para restringir el uso prolongado de los teléfonos inteligentes (smartphones) y tabletas a modo de juguetes para bebés y niños pequeños, por suponer un riesgo para su desarrollo, según informa la cadena NHK.

Bajo el título de “No permitas que los smartphones sean una niñera de tus hijos”, la campaña prevé la colocación de carteles en las clínicas pediátricas del país para instar a los padres a no dejar a sus hijos jugar durante mucho tiempo con estos dispositivos.

En concreto los pediatras consideran que el uso prolongado de las pantallas genera niños más pasivos, mientras que la falta de contacto físico con otras personas provoca falta de interacción y merma el desarrollo saludable de los sentidos de los pequeños.

Además, la asociación nipona alerta del incremento del número de casos en los que los padres sustituyen los juegos o las lecturas con sus hijos por un teléfono inteligente o una tableta que, dotados de aplicaciones y películas les mantienen ocupados durante horas.

En este sentido, el presidente de la asociación nipona, Takamitsu Matsudaira, recomienda a los padres restringir el uso de estos dispositivos y pasar más tiempo hablando y jugando al aire libre con sus hijos para no interrumpir su desarrollo.

Mientras, empresas de contenidos específicos para menores en tabletas y teléfonos inteligentes, como la tokiota “smarteducation”, se defienden asegurando que sus programas deben usarse con moderación y no tienen por qué romper el equilibrio ni la relación con el niño.

Fuente : La Vanguardia