oleoducto

El presidente de China, Xi Jinping, ordenó que se realice una revisión a gran escala de la seguridad de la producción y advirtió a varias industrias que deben aprender la lección de las fatales explosiones ocurridas el viernes a causa de una fuga en un oleoducto.

El presidente de China, Xi Jinping, ordenó que se realice una revisión a gran escala de la seguridad de la producción y advirtió a varias industrias que deben aprender la lección de las fatales explosiones ocurridas el viernes a causa de una fuga en un oleoducto.

Xi hizo las declaraciones hoy en Qingdao, una ciudad portuaria en la provincia de Shandong, este de China, donde el viernes tuvieron lugar dos explosiones por una fuga de petróleo crudo en un viejo oleoducto y que causaron la muerte a por lo menos 52 personas.

Xi inspeccionó el trabajo de rescate y escuchó los informes sobre el manejo del accidente.

“Este accidente hizo sonar la alarma de nuevo para nosotros de que la seguridad de la producción debe ser garantizada sin disminuir los esfuerzos. De otra forma, generará una pérdida irreversible para el país y para la gente”, afirmó Xi, cuando urgió a varias industrias a que mejoren la supervisión de la seguridad y las medidas preventivas.

Xi subrayó que la investigación y manejo del accidente deben acelerarse y que la gente involucrada debe ser tratada de acuerdo con la ley.

“Debe emprenderse una revisión a gran escala de la seguridad… en la que los inspectores acudan a los sitios de producción anónimamente y sin avisar”, dijo Xi, quien urgió a que se ponga especial atención a la red de ductos subterráneos de petróleo y gas.

El presidente también pidió que se hagan los máximos esfuerzos para atender a los heridos, que se arreglen los asuntos funerarios de las víctimas, que se conforte a los familiares y que se normalice la vida de la población local.

Esta tarde, Xi visitó a algunos de los heridos y a personal médico en la sucursal de Huangdao del hospital afiliado al Colegio Médico de la Universidad de Qingdao.

Xi saludó de mano a algunos de los pacientes y les preguntó sobre su estado y los alentó a que cooperen con los médicos en los tratamientos y a que estén relajados en el proceso de recuperación.

Al expresar sus condolencias a los familiares de las víctimas que fallecieron en el accidente, Xi prometió que el Partido Comunista de China y el gobierno harán sus máximos esfuerzos para garantizar la vida y trabajo al mismo tiempo que ordenan a los departamentos correspondientes que lleven a cabo arreglos de seguimiento detallados familia por familia.

De acuerdo con Xi, funcionarios del Partido y del gobierno de todos los niveles deben reforzar la seguridad en el trabajo y dar prioridad a las vidas de las personas, y las diversas compañías deben seguir estrictos estándares de seguridad cuando lleven a cabo sus negocios.

Xi urgió a todas las compañías a que presten atención adecuada a las inversiones en seguridad, a la capacitación en seguridad, al manejo de las bases y al rescate y ayuda de emergencia bajo la estricta supervisión de los gobiernos de todos los niveles

Agencia de xinhua