portada_coordinacion

 

El director general del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (INVASSAT), Miguel Ángel Moliné, ha asegurado que “las empresas que cuentan con sistemas integrales de prevención mediante el liderazgo y la participación desde la dirección hasta los trabajadores, consiguen una implicación de toda la unidad empresarial en sus políticas de seguridad y salud en el trabajo”.

Moliné ha clausuró la jornada técnica sobre “Sistemas eficaces para la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales mediante el liderazgo y la participación”, organizada en el marco de la Semana Europea de la Salud y Prevención en el Trabajo.

Durante su intervención, ha resaltado que “donde se practica esta cultura de empresa, la disminución del número de bajas por enfermedad, del absentismo y la reducción de las discapacidades, es una constante cuyo primer beneficio material es el aumento de productividad”.

El director general de INVASSAT ha señalado que “si cada uno de los agentes implicados en la prevención de riesgos laborales asumimos nuestras responsabilidades con respecto a la prevención de riesgos laborales, tendremos un trabajo con menos riesgos, y conseguiremos eliminar o minimizar los posibles problemas y conflictos que pueden acentuar situaciones que perjudiquen a nuestras empresas”.

En este sentido, se ha mostrado partidario de un aplicar un “cambio de chip” en materia de seguridad y salud en el trabajo con el objetivo de “conseguir que la prevención sea una acto permanente en la lucha contra la siniestralidad laboral, asumiéndolo con la normalidad cotidiana y sin bajar la guardia un sólo instante, con el objeto de conseguir la tolerancia cero en la siniestralidad laboral”.