fotonoticia_20130912150421_500

Un programa informático ayudará a los médicos en la toma de decisiones ante un paciente que padece cefaleas en relación con su trabajo. La herramienta, desarrollada por el Grupo de Trabajo sobre Cefaleas en el Ámbito Laboral de la Dirección General de Salud Pública, “reducirá la subjetividad en las valoraciones de los exámenes médicos y ayudará a la correcta toma de decisiones”, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Este proyecto, gestionado por la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), pretende detectar los problemas de salud que se originen o agraven en el trabajo “para poder prevenirlos, así como determinar la compatibilidad o no de la persona que sufre cefalea con las tareas desempeñadas”.

 “La importancia está en el nuevo camino que abre. Supone una forma de valorar con equidad a las personas que sufren cefaleas, por ejemplo, a la hora de validar una incapacidad, una baja o modificar el puesto de trabajo”, ha explicado el doctor Valentín Esteban, coordinador del Grupo de Trabajo sobre Cefaleas y Jefe del Servicio de Planes, Programas y Estrategias de Salud de la Dirección General de Salud Pública.

POSIBLE APLICACIÓN EN DIABETES

El especialista ha explicado que son aspectos “que trascienden la cuestión médica ya que no sólo tienen repercusión en la salud, sino también económica y laboral. Este modelo podría aplicarse a otras enfermedades también consideradas comunes, como la diabetes”.

Las cefaleas son un problema de salud “altamente prevalente, que agrupa a diferentes tipos de dolores de cabeza, desde los más simples y esporádicos, hasta los más incapacitantes como las migrañas o cefaleas en racimo”. Según la II Encuesta de Condiciones de Trabajo en la Comunitat Valenciana, el dolor de cabeza figura en el quinto lugar de los problemas de salud que sufre el trabajador.

Según la Generaitat, la migraña es una patología que afecta al 13 por ciento de la población. Aproximadamente, el 80 por ciento de los pacientes con migraña reconocen que la enfermedad disminuye su rendimiento laboral. El modelo defiende que si la cefalea se considera originada o agrava por el trabajo, “obligatoriamente se debería incidir en la prevención”.

La aplicación de medidas adecuadas “presentaría ventajas tanto para los empresarios como para los trabajadores afectados, ya que mejoraría su calidad de vida, aumentaría su productividad, la calidad laboral, y se reducirían los accidentes de trabajo y el absentismo”, explica.

Este modelo de cuantificación del riesgo y valoración de la aptitud laboral ha sido creado a propuesta de la Asociación Española de Pacientes con Cefaleas (AEPAC). Para su ejecución, ha sido necesaria la colaboración de sanitarios (personal de enfermería, médicos del trabajo y de otras especialidades implicadas), técnicos de prevención y profesionales de apoyo específico en procesos informáticos.

CINCO PERFILES DE ANÁLISIS

En el desarollo de este prototipo se han valorado y agrupado las variables a tener en cuenta en cinco perfiles de análisis: datos personales y laborales de la persona que trabaja y sufre cefalea; problema de salud; condiciones y demandas del puesto de trabajo; tratamiento y sus posibles efectos secundarios; y otros problemas de salud que puedan influir en la cefalea.

Todas estas variables son evaluadas en conjunto y como resultado se obtiene un número que define el nivel de riesgo para la salud que tiene la persona que trabaja y sufre cefalea. Esta herramienta, que emitirá un informe personalizado de los resultados de cada paciente-trabajador, incluyendo recomendaciones preventivas si fueran necesarias, se instalará en los servidores de la Dirección General de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad.

Los principales destinatarios del modelo serán los médicos que realicen control y seguimiento de las personas que trabajan y sufren cefaleas, con especial aplicación en el ámbito de la salud laboral; especialistas en medicina del trabajo, médicos asistenciales con responsabilidad en incapacidades temporales como los médicos de familia, médicos inspectores, entidades dedicadas al control del absentismo, entre otros.

Fuente: Europapress