trafico

Un 26,73 por ciento de los españoles reconoce que conduce con ropa de baño durante el verano, según un estudio de la Fundación Comisariado Europeo del Automóvil, que advierte de que este tipo de vestimenta “no es recomendable”, ya que “en caso de un accidente el daño causado será mayor”

MADRID.En este sentido, la Fundación recomienda usar ropa cómoda y holgada; utilizar un calzado ergonómico que sea cómodo, bien ajustado al pie, flexible y no resbaladizo, para poder pisar los pedales con fuerza y precisión. Asimismo, aconseja llevar gafas de sol para evitar molestias y deslumbramientos y, “en ningún caso, conducir con chanclas, descalzo, con ropa de baño o semidesnudo”.

El texto recuerda que el tipo de accidente de tráfico más común en carreteras durante el mes de julio ha sido la salida de vía con posterior vuelco. Por ello, a pesar del descenso del número de víctimas de tráfico, insiste en que “durante el pasado verano un 23 por ciento de los fallecidos en turismos no llevaba puesto el cinturón de seguridad”.

De la misma forma, indica que de los seis niños menores de 12 años fallecidos, la mitad no viajaba con la silla de retención infantil. Durante este mes de julio, 84 personas ya han perdido la vida en accidentes de tráfico, 33 muertos menos que en el mismo periodo del año anterior, lo que supone un descenso del 29 por ciento.

El Comisariado Europeo del Automóvil también recomienda a los conductores extremar las precauciones, programar el viaje con antelación y revisar toda la documentación que se debe llevar y revisar todos los elementos mecánicos del vehículo, además de descansar adecuadamente antes de iniciar el viaje.

Por otra parte, aconseja planificar el itinerario; no fijarse un horario de llegada; evitar las horas de más peligro –las posibilidades de sufrir un siniestro se incrementan entre las dos y las cinco de la madrugada–; parar cada 150 o 200 kilómetros; no comer en exceso; mantener un ambiente agradable en el interior del vehículo; evitar el exceso de equipaje siempre que sea posible; y prestar especial atención a los desplazamientos cortos en carreteras secundarias, ya que “son los más peligrosos”.