slide-higiene

Una jornada técnica sobre el ruido ha recalcado la importancia de reducir el riesgo derivado de su exposición mediante soluciones técnicas que lo reduzcan en el trabajo.

En una jornada técnica celebrada este lunes y en la que han participado más de treinta empresas aragonesas, se han tratado asuntos como los límites de aplicación de la normativa acústica, el control del ruido y vibraciones y diferentes ejemplos de tratamientos acústicos, así como posibles mejoras en la materia.

El evento ha contado con las intervenciones del jefe de la Unidad de Seguridad y Salud Laboral del Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral (ISSLA), Joaquín Ramo, y de la directora del ISSLA, Ana Bermúdez.

En la jornada se ha coincidido en que los requisitos normativos y la sensibilidad social respecto al ruido “han venido incrementándose notablemente, siendo cada vez más exigentes los límites legales”, según ha explicado Emilio del Saz, director de Zona Centro-Norte de INERCO Acústica.

Ha añadido que en Aragón hay una sensibilidad especial sobre el asunto y que es una cuestión que abarca tanto al medio ambiente como la salud de los propios trabajadores.

Asimismo, representantes del Instituto de Seguridad y Salud Laboral de Aragón han recalcado la importancia de reducir el riesgo derivado de la exposición al ruido mediante soluciones técnicas que lo reduzcan en los puestos de trabajo.

Así, han considerado que podrían estudiarse soluciones alternativas y no solamente entregar a los trabajadores equipos de protección como todavía hacen muchas empresas.

Las soluciones tecnológicas en sistemas de control de ruido y vibraciones presentadas en la jornada están adaptadas a una gran diversidad de industrias