“En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.” (España. Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales. 1995. Artículo 14: Derecho a la protección frente  los riesgos laborales. Cap. III. Derechos y Obligaciones).

psicosocialLa prevención de riesgos laborales hasta ahora se ha enfocado mayoritariamente en prevenir los riesgos relacionados con la seguridad, la higiene y la ergonomía olvidando los empresarios, que son los responsables de prevenir y evaluar todos y cada uno de los riesgos a los que esté expuesto un trabajador, los riesgos psicosociales. Por su naturaleza compleja, “Los factores psicosociales en el trabajo son complejos y difíciles de entender, dado que representan el conjunto de las percepciones y experiencias del  trabajador y abarcan muchos aspectos” (OIT, 1986, p. 3), no por ello se deben dejar de evaluar, vigilar, controlar y remitir en la medida de lo posible.

Los riegos de naturaleza psicosocial han provocado consecuencias muy graves, uno de los casos más relevantes es el de los 23 suicidios acaecidos en FRANCE TELECOM, y la consideración de éstos como accidentes laborales por causa directa del trabajo realizado.

Evidentemente no sólo en Francia han ocurrido casos, también ha habido procesos en España a los que se ha considerado que había una relación causa-efecto entre los elementos estresores del trabajo y los suicidios, y ello se ha constatado en diversas sentencias emitidas por los diferentes órganos de justicia como en la “Consideración del suicidio de un trabajador con estrés laboral como accidente de trabajo. Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura 603/2009, de 14 de diciembre.” (http://www.lexnova.es/) u otros pronunciamientos  similares como el de los Tribunales Superiores de Madrid en 31 de marzo de 2008, el de Cataluña en las de 30 de mayo de 2001, 21 de julio de 2005 y 18 de mayo de 2007 y el de la Comunidad Valenciana en la de 1 de septiembre de 2008.

De aquí la importancia, que las empresas realicen una vigilancia y control de los factores que pueden provocar cuadros de depresión,  ansiedad, etc., para ello contamos con herramientas adecuadas que evalúan los factores psicosociales; métodos como el Ergo/IBV Psicosocial (CoPsoQ-istas21), basado en la versión corta del ISTAS 21 propuesto por el Instituto de Biomecánica de Valencia, que es una herramienta de evaluación pensada para PYMES que permite valorar los riesgos psicosociales asociados al trabajo, de manera individual y colectiva mediante el análisis de parámetros como las exigencias psicológicas, trabajo activo, posibilidades de desarrollo, inseguridad, apoyo social, calidad de liderazgo, doble presencia y estima.

Pero hay otro factor de apoyo además de las evaluaciones que puedan realizar los técnicos de prevención y esta es la formación a los trabajadores en prevención por parte de las empresas. Con la formación los trabajadores serán capaces de colaborar en la identificación y evaluación de los factores de riesgo de naturaleza psicosocial derivados de la actividad laboral y poder posteriormente junto a los técnicos de prevención analizar qué estrategias y medidas de intervención se pueden aplicar para combatir dichos riesgos.