La exposición al calor puede causar graves alteraciones en los trabajadores. De hecho, la temperatura del cuerpo del hombre debe permanecer constante (homeotermia), independientemente de su ambiente térmico. Los mecanismos de regulación que mantienen la temperatura pueden verse alterados, sobre todo durante las olas de calor en la época veraniega. El riesgo para la salud será aún más importante si el organismo no está preparado (aclimatación).

En el lugar de trabajo, una combinación de factores individuales (edad, salud física, la fatiga, el esfuerzo físico inherente a la tarea…) y colectivas (organización de la actividad, las condiciones de trabajo…) juega un papel importante no sólo en la salud, sino también la alteración de rendimiento físico y mental de los individuos.

En los últimos veranos, se han producido varios accidentes laborales que han sido atribuidas directamente al calor.

Además en algunos casos han tenido resultado mortal. En las actividades al aire libre es donde más se producen este tipo de accidentes.

Puedes descargar la guía publicada por INVASSAT

protocolo-temperatur