Tan importante es prevenir los accidentes de trabajo, como saber actuar ante una situación de emergencia

La Ley 31/1995 de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales,  tiene como objeto “promover la seguridad y la salud de los trabajadores  mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo”. Ahora bien, tan importante es prevenir los accidentes de trabajo, como saber actuar ante una situación de emergencia, puesto que el estado y la evolución de las lesiones derivadas de dichos accidentes dependen en gran parte de la rapidez y de la calidad de los primeros auxilios recibidos.

Los primeros auxilios se definen como el conjunto de actuaciones y técnicas iniciales que permiten la atención inmediata de una persona accidentada hasta que llegue la asistencia médica profesional, a fin de detener, y si es posible, revertir, el daño ocasionado.

Dependiendo de las dimensiones de la empresa, no todos los trabajadores deben ser entrenados como socorristas, pero sí es conveniente que todos y cada uno de ellos estén correctamente informados y formados en técnicas básicas de primeros auxilios, para poder actuar en cualquier momento y circunstancia y, sobre todo, hacerlo sin cometer errores.

Es importante conocer unas normas elementales a seguir frente a cualquier tipo de accidente:

  • Mantener la calma: es importante que la persona que va a prestar primeros auxilios esté tranquila y serena, para evitar errores y transmitir confianza y tranquilidad a la víctima.
  • Atender a la víctima en el lugar del accidente, siempre que ello no implique un riesgo vital (incendios, explosiones, etc..)
  • No administrar ningún medicamento a la víctima, puesto que no se tienen conocimientos médicos y por el riesgo añadido que se puede generar ante una reacción alérgica de la víctima al medicamento.
  • Procurar que la persona accidentada no se enfríe, manteniéndola abrigada, y desabrochar o aflojar vestidos, corbata o cualquier prenda que pueda oprimir, aunque sea ligeramente.

Además de estas normas elementales, cabe resaltar la importancia de activar el sistema de emergencia,  conocido como SISTEMA P.A.S., que corresponden a las iniciales de tres actuaciones ordenadas y secuenciales para iniciar la atención al accidentado:

P. – PROTEGER: Antes de cualquier actuación es necesario  tener la seguridad de que tanto el accidentado como la persona que va a prestar ayuda están fuera de todo peligro.

A. – AVISAR: Dar aviso a los servicios sanitarios.

S. – SOCORRER: Una vez se ha protegido y avisado, se procederá a actuar sobre la persona accidentada, reconociendo en primer lugar los signos vitales (consciencia, respiración y pulso).

Car_053_imp

En conclusión, un accidente siempre ocurre de forma imprevista e inesperada. Y la persona accidentada o víctima siempre requerirá, en mayor o menor medida, una asistencia adecuada en función de la gravedad de la lesión.

¿Hay personal en su empresa correctamente capacitado para llevar a cabo esta asistencia?