recursos-humanoss

La mayoría de las empresas europeas aún no disponen de procedimientos para hacer frente al estrés y a otros riesgos psicosociales en el lugar de trabajo, a pesar de que estos planteen una amenaza cada vez mayor para los trabajadores europeos.

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) estudia esta situación en dos nuevos informes, en los que se analizan las razones por las que, pese a que un 79 % de los directivos de la Unión Europea (UE) se muestran preocupados por el estrés en el trabajo y otro 40 %, por la violencia y el acoso en este mismo entorno, aún se registra un 74 % de empresas europeas que no aplican procedimientos para hacer frente a estos problemas.

Estos informes se elaboran en un momento en el que cada vez más trabajadores europeos afirman tener problemas de estrés, y con un sondeo de opinión reciente que revela que el 80 % de los trabajadores de la UE prevé que los niveles de estrés aumentarán en los próximos cinco años. Los problemas de salud relacionados con el estrés y otros riesgos psicosociales son bien conocidos y, sin embargo, parece que a muchas empresas europeas les resulta difícil prevenir estos episodios.

Los resultados de la Encuesta europea de empresas sobre riesgos nuevos y emergentes (ESENER) revelan que solo el 3 % de las empresas afronta los riesgos psicosociales de una manera plenamente integral y sistemática, mientras que un 12 % de ellas no aplica ninguna de las principales medidas destinadas a abordar los riesgos psicosociales contempladas en la encuesta.

En los informes se estudiaron los factores que permiten que las empresas tengan más posibilidades de abordar estos problemas con éxito, como, por ejemplo, las preocupaciones manifestadas directamente por los empleados y la sensibilización sobre el argumento comercial para abordar estas cuestiones con seriedad: actualmente, se piensa que los riesgos psicosociales son la causa de entre un 50 y un 60 % de todas las jornadas de trabajo perdidas, mientras que se estima que los trastornos de salud mental costarán a la UE 240.000 millones de euros al año. Las empresas que son conscientes de la estrecha relación existente entre los riesgos psicosociales y las elevadas tasas de absentismo son mucho más propensas a realizar importantes esfuerzos para abordar estos riesgos.

Al mismo tiempo, en los informes se señalan los obstáculos que encuentran numerosas empresas a la hora de intentar hacer frente a los riesgos psicosociales, entre otros, la falta de apoyo técnico, orientación y recursos.

Como bien expone la Directora de EU-OSHA, Christa Sedlatschek, «aunque los responsables políticos están empezando a reconocer que los riesgos psicosociales constituyen un desafío clave, parece haber diferencias entre la política y la práctica, en la forma en la que estos riesgos se gestionan a nivel empresarial. El 40 % de las empresas afirman que necesitan más información y apoyo para abordar los riesgos psicosociales: tenemos que redoblar esfuerzos para aumentar la sensibilización acerca de lo que son estos riesgos y para ayudar a las empresas a abordarlos, por ejemplo, a través de evaluaciones de riesgos de mayor calidad, cambios en la organización del trabajo y formación».

Los dos informes de EU-OSHA, «Management of psychosocial risks at work» (Gestión de los riesgos psicosociales en el trabajo) y «Drivers and barriers for psychosocial risk management» (Factores impulsores y obstáculos para la gestión de los riesgos psicosociales), efectúan un seguimiento de la encuesta ESENER llevada a cabo por EU-OSHA. Esta encuesta a gran escala ofrece una panorámica de la forma en que los directivos y los representantes de los trabajadores abordan hoy en día los riesgos que plantean los lugares de trabajo europeos para la seguridad y la salud, centrándose en particular en un ámbito que reviste cada vez mayor importancia, a saber, los riesgos psicosociales.