Fuente: El Pais
La silicosis, está emergiendo de nuevo coincidiendo con el repunte en la construcción de encimeras en cocinas y baños usando aglomerado de cuarzo. Un estudio elaborado por el sindicato Comisiones Obreras advierte que más de 700 trabajadores andaluces (el 15% de los 5.000 empleados de la industria del mármol y la madera) tienen contraída esta enfermedad derivada de la inhalación de polvo de sílice durante varios años.
Un joven trabaja el mármol en Macael (Almería). / CARLOS BARBA (EFE)
Las empresas de la comarca almeriense del Mármol, de Loja (Granada), de la Sierra Sur sevillana y de las zonas madereras de Jaén conforman el mapa de riesgo de esta enfermedad que cada vez se manifiesta con menos años de exposición. De hecho, el estudio de CC OO ha constatado el diagnóstico de silicosis en trabajadores con exposiciones inferiores a cinco años.
La falta de medidas preventivas está detrás del repunte de esta enfermedad. Según la encuesta realizada entre los trabajadores del sector, el 64% asegura que las empresas carecen de planes contra riesgos laborales, un porcentaje que se eleva al 82% en la actividad de manipulación del cuarzo. Estos aglomerados tienen una concentración en sílice cristalina que oscila entre el 70% y el 90% en función de los fabricantes. La inhalación de la sílice irrita la nariz, la garganta y las vías respiratorias y cuando las partículas de polvo entran en los pulmones se produce la silicosis. “Hay empresas que instalan ventiladores en lugar de aspersores como medidas preventivas”, alerta Juan Martínez, de la Federación de Construcción, Madera y Afines de CC OO-A.