Fuente: INSHT
El Real Decreto 1311/2005, en su artículo 4. Determinación y evaluación de los riesgos, establece en su punto 1 que el empresario deberá realizar una evaluación y, en caso necesario, la medición, de los niveles de vibraciones mecánicas a que estén expuestos los trabajadores.
 
Para evaluar el nivel de exposición a las vibraciones mecánicas no será necesario en todos los casos medir, y en una primera aproximación, se puede determinar el parámetro A(8) basándose en la observación de los métodos de trabajo concretos junto con la información apropiada sobre la magnitud probable de la vibración del equipo o del tipo de equipo en las condiciones concretas de utilización, incluida la información facilitada por el fabricante.
 
La NTP 792 presenta un procedimiento de Evaluación por estimación de la exposición a la vibración mano-brazo, que puede en algunos casos evitar la realización de mediciones específicas de exposición a vibraciones