Fuente infobae.com
Fuente: infobae.com 
Ignoran cuál es su verdadero estado de salud o hasta qué grado estuvieron expuestos a la radiación. Y, contra la imagen que se difundió, trabajaron con escasísima seguridad y no fueron debidamente informados de los riesgos que iban a correr.
Un año después de la triple tragedia de Japón (terremoto, tsunami y accidente nuclear), mientras sigue el debate sobre los riesgos de la energía atómica y la responsabilidad deTepco (Tokyo Electric Power Co), la compañía que operaba la planta, los “50 de Fukushima” siguen en el anonimato, según informa The Daily Beast.
No sólo no se conocen sus nombres ni sus rostros, sino que tampoco se escuchan sus voces porque temen ser asociados a una empresa destestada si relatan lo que allí sucedió. Seis de ellos hablaron con la revista Newsweek pero a condición de que ésta preservara su anonimato. Allí describieron las condiciones de extremo riesgo en las cuales trabajaron en los primeros días posteriores al accidente nuclear.