El número de accidentes mortales alcanzó un mínimo histórico, con una disminución del 77%
Los accidentes de trabajo disminuyeron un nueve por ciento durante el año 2011 en Cantabria, en relación a los ocurridos en 2010, según  los datos del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST), facilitados este martes por el Gobierno regional.
   
Frente a estos datos que mejoran las cifras del ejercicio anterior, el Gobierno “considera prioritarias todas las acciones encaminadas a garantizar al 100% la seguridad en el trabajo y minimizar los riesgos laborales”, tal y como señala la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo en un comunicado.
 
Según estos datos, en 2011 se notificaron un total de 5.505 accidentes de trabajo, 515 menos con respecto de los 6.020 ocurridos en 2010. El ICASST ha valorado como dato significativo la importante disminución de los accidentes de trabajo mortales, con 13 en 2010 frente a tres en 2011, lo que implica una disminución del 77% y constituye el “mínimo histórico” desde que se inició en Cantabria la realización de estadísticas de accidentalidad laboral.
 
De estos tres accidentes de trabajo uno fue un accidente de tráfico, otro tuvo su origen en una patología no traumática (infarto) y el tercero se produjo traumáticamente en el puesto de trabajo.
  
El índice de incidencia disminuye un 7%, pasando de 3.429 a 3.174, muy por debajo de la media nacional, situada en 3.416. Con estos datos, Cantabria es la cuarta comunidad autónoma con índice de incidencia más bajo.
 
El índice de incidencia es el indicador que sirve para valorar realmente la evolución de la siniestralidad, ya que tiene en cuenta las variaciones de la población trabajadora y mide el número de accidentes por cada 100.000 trabajadores afiliados.