El magistrado del Juzgado de lo Penal número 1 de A Coruña condenó a cuatro meses de cárcel y el pago de una multa de 1.600 euros al gerente de una empresa que no tomó las medidas necesarias para garantizar la seguridad de sus trabajadores. 
 
Como consecuencia de ello, según el juez, una operaria se precipitó desde una altura de tres metros y sufrió un traumatismo, contusión costal y policontusiones. La víctima, que renunció a toda indemnización que pudiera corresponderle por estos hechos, precisó asistencia médica y tardó en curar de las heridas 50 días, todos los cuales estuvo incapacitada para realizar sus ocupaciones habituales. 
 
 “No hubo formación alguna de los trabajadores en los riesgos de su actividad y no existía tampoco con anterioridad al accidente evaluación inicial de riesgos, plan de acción, plan de prevención, fichas de información y procedimientos, despreciando el gerente de la empresa el riesgo de caída de altura”, destaca el magistrado en la sentencia, en la que destaca que en el momento de los hechos, sucedidos en noviembre de 2007 en A Coruña, trabajaban en la compañía otros operarios. 
 
 El imputado, para el que el Ministerio fiscal solicitaba un año de prisión, fue condenado como autor de un delito contra los derechos de los trabajadores.